EXPERIENCIAS QUE LLENAN NUESTRO SER.

GRACIAS A LA FUNDACIÓN NIÑOS DEL SOL, POR DEJARNOS ENTRAR EN SUS CORAZONES.

 Nuestra compañía dentro de su responsabilidad social, continuó con una labor que en años anteriores se desarrollaba; tener cada tres meses diferentes acciones con fundaciones, en pro de aportar un granito de arena a la comunidad.

Por tal razón, el pasado 21 de abril nos acompañó en nuestra base de Medellín la Fundación Niños del Sol, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a prestar un servicio integral a la población infantil que convive con el virus del VIH/SIDA, niños desamparados que viven con el virus y niños de bajos recursos en situación de riesgo;estos últimos, como un modo de prevención,  ya que al estar en la fundación se les garantiza sus derechos humanos y mejora su calidad de vida.

La fundación en la actualidad cuenta con dieciséis niños, a los cuales se les suple sus necesidades básicas tales como alimentación, estudio, salud, vivienda y recreación.

En la visita de estos pequeños, realizamos diferentes actividades en las cuales compartimos grandes momentos;  entre ellas, los invitamos a que nos compartieran a través de la pintura y el dibujo qué es para ellos volar, dejándonos grandes obras. También en conjunto con nuestros colaboradores jugamos como niños, juegos como la batalla de los globos y el matamoscas.

Una actividad que nutre nuestro espíritu y contribuye para estos pequeños a tener un rato de esparcimiento y felicidad.

Así mismo, nuestros pilotos el Capitán Jhon Jairo Villada y el Capitán Juan Carlos Álvarez,  compartieron con los pequeños sus experiencias referentes a cómo fue su niñez y de la lucha constante por cumplir cada una de sus ilusiones,  invitándolos a que nunca dejen que los miedos limiten sus sueños y metas.

Además, los niños pudieron estar cerca de nuestros helicópteros, plasmando este inolvidable momento en un registro fotográfico.

Pero eso no fue todo, los niños tuvieron la experiencia de conocer las labores que realiza el personal de bomberos aeronáuticos, además de estar cerca del carro de bomberos, aprovechando para jugar y brincar debajo de grandes chorros de agua.

Vivimos experiencias memorables, momentos que nos llenaron el alma, dejándonos como enseñanza la grandeza de ser pequeños, de lo maravilloso que es su inocencia, y que sin importar las circunstancias en la que se encuentren, viven cada día al máximo.

Muchas gracias por compartir con nosotros, y dejarnos compartir con ustedes momentos inolvidables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.